No hay plazo que no se cumpla y a fines de mayo se vence la fecha para que los sistemas de gestión informen la cantidad de productos prioritarios introducidos en el mercado, por los productores que los conforman, y las metas y otras obligaciones, establecidas para el anterior período -que según la normativa ambiental- comprendió tres meses de aplicación, desde el 2 de octubre al 31 de diciembre del año 2023.

Desde que entró en marcha la implementación de la Ley REP el foco han sido los envases y embalajes, y los neumáticos, dos de los seis productos prioritarios de esta norma que básicamente señala que “el que contamina paga”.

Para cumplir con esa premisa, y con las metas de recolección estipuladas por el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), las empresas productoras o importadoras pueden gestionar sus residuos de forma individual o colectiva.

En ese contexto es que los GRANSIC (Gran Sistema Colectivo de Gestión) se transforman en actores sumamente relevantes, ya que se encargan de organizar y financiar los servicios de reciclaje a lo largo del país de las empresas que se adhieren a su sistema de gestión. Para que un GRANSIC pudiera operar, debió presentar un plan de gestión al MMA, indicando sus estrategias para el cumplimiento de metas y obligaciones.

A la fecha existen tres sistemas operando, ProRep de residuos no domiciliarios, ReSimple que opera en ambas categorías (domiciliarios y no domiciliarios), y Giro en categoría de domiciliarios. ReSimple cerró el 2023 su operación con 993 empresas comprometidas y el segundo y de menor tamaño, Giro, con 194 empresas productoras adheridas. Tal como lo consigna en su memoria anual, el 5 de octubre, a través de la resolución N° 1.057, el Ministerio del Medio Ambiente autorizó el Plan de Gestión Domiciliario de Giro y, 39 días después, GIRO pudo operar directamente.

Así, con alrededor de tres meses de operación y con metas adaptadas a ese periodo, los sistemas de gestión tienen plazo hasta el 31 de mayo para entregar su informe final. La pregunta que surge es ¿cómo llegarán al plazo?

En julio de 2023 la Asociación Nacional de la Industria del Reciclaje A.G. (ANIR) con el patrocinio de Ball Corporation, realizó el seminario ¿Sabemos a qué nos enfrentamos con la Ley REP? que tuvo como protagonistas a los tres sistemas de gestión. Desde esa fecha ya se avisoraban algunas respuestas y desafíos. En la oportunidad Cyrille Vecchi, experto global de circularidad de Ball Corporation -de acuerdo a lo constató el medio País Circular- señalaba “no hay un marco que se pueda copiar y pegar, y cada uno tiene que adaptarse a las características locales, es decir, consumo, geografía, densidad de población”; en alusión a las dificultades de la implementación de la Rep en Chile, inspirada en la normativa española, un territorio evidentemente diferente al nuestro.

Más allá de la geografía, para bien o para mal, la Rep fue pensada “a imagen y semejanza” y lo que los expertos levantan es “que se pudo aprovechar mejor las capacidades ya existentes en el país” como afirma el gerente general del Centro Inclusivo de Reciclaje (CIR) y experto en Ley Rep, Reynaldo Herrera. “En Kyklos hemos seguido de cerca la aplicación de la normativa y vemos que la mayor dificultad para las metas, las tienen quienes operan los sistemas domiciliarios. En industriales se dejó más libertad y eso hizo que el mercado se pudiera adaptar bien. Debido a que permiten recuperar a través de una modalidad que se llama «monitoring», que se refiere a monitoreo. En el fondo dejan que el flujo siga su camino normal, y se le informan los volúmenes al SIG. Si existiera esta libertad de monitoring para algunos casos de domiciliarios, como para centros comerciales, edificios de oficinas,colegios, etc. se podría avanzar más”.

De acuerdo a lo anterior los mayores aprendizajes los experimentaron ReSimple y Giro. “Hay una problemática: botar basura en Chile es gratis y eso es tremendamente contraproducente a la hora de hacer que la Ley REP funcione, por lo cual, la única forma que la ciudadanía se motive a separar los residuos para que estos sean valorizados es que existan muchas más motivaciones que la inciten a reciclar”, afirmaba en el seminario ANIR, Isidro Pereda, ex gerente general de ReSimple. Más allá del contenido de la declaración -que apunta a las dificultades de una política alejada de los incentivos- que la frase señalada la haya declarado un ex ejecutivo no es un dato anecdótico, también da cuenta que durante el periodo hubo cambios de gerencias y cargos críticos.

Pero sin duda uno de los grandes desafíos lo levantaba Nesko Kuzmicic, gerente de Operaciones de ProRep, al afirmar “lo que se está dando, es que muchas empresas prefieren esperar o que dudan de que la fiscalización vaya a ser efectiva, así como las multas y sanciones que son altísimas (hasta US$ 8 millones por empresa). Por ese lado, hay un desafío ya que está habiendo un incentivo para ser ´free rider´ (productores que están fuera de un sistema de gestión)”.

Los desafíos de implementación han sido variados y responden tanto al espíritu de la normativa como a otras dificultades ajenas a la Ley. La fecha se acerca, habrá que esperar qué meta se cumple y si se les dará o no el favor a los escépticos frente a las multas asociadas.

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.