La mayoría de las empresas no está comunicando activamente sus acciones climáticas. Así lo revela el informe Net Zero 2023/​2024 de la consultora South Pole, en donde se indica que en las 1.400 empresas encuestadas se está disminuyendo intencionalmente las comunicaciones climáticas. Esto es conocido por algunos como “silencio verde” o “greenhushing”.

El CFA Institute explica que el silencio verde también es cuando las empresas intentan restarle importancia u ocultar sus esfuerzos por miedo a las críticas o reacciones negativas.

La regulación, los requisitos que tiene la industria para presentar informes sobre los objetivos climáticos, y también la opinión y el escrutinio de diversos grupos de interés respecto a estos temas serían las principales razones que llevarían a las empresas a guardar silencio sobre sus objetivos climáticos y su progreso, según South Pole. Respecto a esto Pablo Halpern, Director del Centro de Reputación Corporativa del ESE Business School, Universidad de los Andes, señala en una columna de opinión publicada en el medio La Tercera, que son muchas las empresas que caen en declarar logros ambientales que carecen de veracidad, lo que ha motivado a diversos gobiernos a promover normativas que penalizan a las compañías que informan logros sin un respaldo científico, “pero estas normas están inhibiendo a las empresas de comunicar sus metas y resultados, incluso cuando son genuinos, con el fin de evitar acusaciones de greenwashing”, dice.

Lamentablemente el silencio verde o greenhushing está presente en organizaciones y empresas de distintos rubros, desde el sector de la moda hasta la tecnología. Algo sin duda preocupante ya que, tal como menciona el Director Ejecutivo de South Pole, John Davis, este panorama  “tiene el potencial de retrasar gravemente nuestros esfuerzos colectivos” en materia medioambiental.

En la misma línea Halpern, señaló que sin duda la decisión de no comunicar los logros ambientales debilita la causa medioambiental “al desincentivar a los accionistas a respaldar políticas que promuevan la protección del medio ambiente”. 

La gerente de Comunicaciones y Marketing de Kyklos, Carolina Zúñiga, recalca la importancia de comunicar ya que las acciones de los líderes y de las organizaciones inspiran a otros. “No hay que olvidar que comunicar genera una interacción entre dos o más personas y en todo ámbito tiene sus desafíos, lo importante es entender que la sostenibilidad debe procurar una difusión transparente y no por eso deja de ser atractiva y efectiva y para ello es necesario seguir ciertos principios comunicacionales como la pertinencia, la claridad y la fiabilidad” y añade, “existe evidencia de que diferentes ámbitos de la sostenibilidad han sido utilizados como banderas para el posicionamiento de imagen de una marca o empresa y han aparecido nuevos conceptos más allá del greenwashing, como por ejemplo el social-washing, donde se hace uso de causas sociales para favorecer la imagen de marca. Para no caer en errores o faltas de transparencia, se debe cruzar todo tipo de contenido que salga de la marca o empresa, ya sea en alusión a su quehacer, productos o servicios y por medio de cualquier canal, entiéndase desde reportes de sostenibilidad, pasando por etiquetas, empaques, o spot publicitarios, etc.

Estamos en un contexto de crisis climática, donde todos los actores de la sociedad tienen que tomar cartas en el asunto. Si una organización quiere que sus actos y decisiones tengan el impacto previsto, y sobre todo motiven a otras organizaciones a seguir el mismo camino, es importante comunicarlo. Y aunque los esfuerzos para lograr una empresa más sostenible o en camino a la sostenibilidad no sean perfectos, es igualmente bueno contarlo ya que impulsarán el progreso y mejorará los estándares.

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.