Los métodos educativos son diversos y pueden clasificarse de diferentes maneras según el enfoque pedagógico, el nivel educativo, o las necesidades de los estudiantes. Pero cuando lo que se quiere abordar es la educación ambiental efectiva, es además fundamental incorporar claves, que garanticen no solo la transmisión de conocimientos, sino también la formación de actitudes y habilidades necesarias para la protección del medio ambiente. Esto es lo que se planteaba el equipo de experiencias y cultura ambiental de Kyklos. Liderado por su gerente Paula Peters, y compuesto por educadores y profesionales de diferentes expertises, echaron mano a sus años de experiencia generando actividades educativas para crear el Método K, una sistematización propia para dar respuestas a medida, para las intervenciones que día a día realizan en colegios y jardines a lo largo de las variadas regiones de Chile.

El modelo de Kyklos (Método K) se basa en un proceso continuo y cíclico que abarca cinco etapas clave: Apropiar, Valorar, Aprender, Movilizar y Evaluar. Cada una de estas fases está diseñada para crear una comprensión profunda y un compromiso activo y movilizador con los problemas ambientales.

Esta metodología incluye intervenciones transversales que integran aspectos psico afectivos y cognitivos a lo largo de todo el proceso, asegurando una educación completa y efectiva. Considera además a la retroalimentación y el seguimiento continuo, como características esenciales para ajustar y mejorar las experiencias de aprendizaje. Alineado con las recomendaciones del Ministerio del Medio Ambiente, la experiencia educativa debe ir más allá de los aspectos cognitivos. Es decir, no solo en entregar conceptos, sino que también ‘saber valorar’ y ‘saber hacer’ lo cual se refleja en su filosofía, resumida en la frase “No aprender sobre, sino aprender desde para acercarse cada vez más a una educación centrada en la transformación”.

¿Por qué consideraron necesario crear esta metodología?

“Kyklos nace hace 12 años con la necesidad de integrar programas educativos en la búsqueda del cambio cultural necesario para vivir una vida en armonía con el entorno. En esta década, hemos generado una serie de actividades que han tenido muchísimos buenos resultados, pero también hemos aprendido de algunas acciones que no han tenido el impacto esperado. Por lo tanto, el Método K es la síntesis de todos esos aprendizajes, asegurando una calidad consistente y comprobada para los nuevos proyectos”, responde Paula.

El papel aguanta mucho, ¿cuál ha sido la principal dificultad a la hora de implementar en la práctica el modelo?

“La dificultad es a la vez lo más precioso que tenemos como equipo: la diversidad de nuestras propuestas. Trabajamos con industrias, realidades y territorios muy diversos. También con presupuestos muy distintos. Es por eso que nuestro Método es parte de un proceso que implica haber entendido a cabalidad la necesidad de nuestro cliente (enmarcando, empatizando y mapeando su requerimiento), para luego explorar las soluciones y asegurar una ejecución que genere la movilización que buscamos”, señala.

¿Qué es lo que más destaca de la experiencia aplicada en estos 12 años potenciando la educación ambiental en los establecimientos educacionales?

“Son las historias de personas que, más allá de su trabajo o responsabilidades como profesores, integran nuestros contenidos y experiencias en sus colegios y jardines infantiles porque tienen la convicción de que el cambio no puede esperar. Estos educadores, sin títulos ni grados académicos específicos en educación ambiental, tienen una lucidez muy grande de que hay que prevenir que los niños y jóvenes caigan en la desesperanza y que, al contrario, se sientan empoderados a movilizar el cambio”, enfatiza.

Kyklos está redefiniendo la educación ambiental al ofrecer un enfoque integral que prepara a los individuos no sólo para comprender los desafíos ambientales, sino para actuar sobre ellos de manera efectiva. Este modelo innovador es una herramienta poderosa en la lucha por un futuro más sostenible y consciente.

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.