El programa “Misión Ahorro”, desarrollado por Santander con el apoyo de Kyklos, convocó a más de 10 mil estudiantes de distintas regiones del país a aprender sobre educación financiera a través del juego, mientras que conectó el tema con la protección del medioambiente.

Incentivar la educación financiera desde temprana edad es uno de los objetivos del programa “Misión Ahorro”, desarrollado por Santander con el apoyo de Kyklos y su red de colegios. Este se llevó a cabo entre septiembre y octubre de este año, convocando a más de diez mil estudiantes de cuarto básico a segundo medio de las regiones de Antofagasta, Valparaíso, Santiago y Los Lagos, a participar en dos actividades educativas y financieras, y en un desafío virtual.

A través de las actividades presenciales -en las que participaron activamente mas de ochenta voluntarias y voluntarios Santander-, se educó sobre la importancia del ahorro y otros conceptos como gastos y presupuestos, mientras que se conectaron estas temáticas con el cuidado manifestado en la naturaleza y con la protección del medioambiente.

Inspirado en el monito del monte -especie marsupial endémica de los bosques templados y húmedos chilenos, que se encuentra en peligro de extinción-, el programa logró que los estudiantes aprendieran técnicas de ahorro para incorporarlas en su vida cotidiana.

Por ejemplo, la actividad dirigida a estudiantes de educación básica, llamada “Dromidrops, cuidador de recursos”, consistió en ayudar al monito a ahorrar energía, gastando lo mínimo para sobrevivir el invierno. A partir de esta dinámica, las alumnas y los alumnos pudieron aprender sobre el hábitat de este animal, su alimento y sobre cómo el cuidado y el ahorro está presente en la naturaleza, mientras que reforzaron los conceptos y aprendieron a una mejor utilización de los recursos limitados.

Para enseñanza media, la actividad “Mis básicos, mis gustos, mi futuro” operó en base a un tablero en el que los estudiantes debieron elegir entre sus necesidades, gustos y otras tentaciones, distinguiendo entre lo que necesitaban y lo que querían, para tener una oportunidad de ahorro.

El programa también involucró a las familias en un desafío virtual a partir del cual pudieron reflexionar en conjunto sobre las finanzas en los hogares, además de participar por una salida a terreno para todo un curso escolar y por charlas de educación financiera.

“Misión Ahorro” fue un programa hecho a medida que aunó el trabajo de educación ambiental que realiza Kyklos, con el de grupo de voluntarias y voluntarios Santander, además de un equipo de trece monitoras y monitores Kyklos que ayudaron al desarrollo de las actividades en las diferentes localidades.

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.