La implementación de la Ley REP supone una serie de oportunidades para el mercado del reciclaje. Sin embargo, también tiene el potencial de crear negocios paralelos y complementarios a los que pueden surgir en este nicho.

En consideración de las metas de recolección y valorización que expone la Ley REP, y también de las acciones que acompañan a esta normativa, se espera un aumento para las cantidades de valorización de los productos prioritarios a partir de una mayor capacidad técnica instalada en el país, apalancada en inversiones y en la puesta en marcha de nuevas plantas de reciclaje en diferentes áreas.

Haz clic en la imagen para ampliar

Si bien la ANIR indica que para los primeros años la capacidad técnica nacional es suficiente para cumplir con las metas, de todas formas este panorama requiere de seguimiento, mientras también sugiere oportunidades de negocio que trascienden al mercado del reciclaje.

Innovación y Economía Circular: un medio y un fin

Alrededor de unas 14 mil empresas son las que tienen que hacerse cargo de los residuos de los productos que introducen en el mercado nacional, una vez terminada su vida útil. “El que contamina paga” es uno de los principios de la Ley REP, que se refiere a que el generador de un residuo es el responsable de este, así como de internalizar sus costos y externalidades negativas asociadas a su manejo. En este sentido, la introducción de principios circulares en procesos productivos puede significar una capacidad de ahorro con respecto de la Ley, y también una oportunidad rentable.

“Es momento de pensar las formas de producción y consumo de otra manera. De articular colaboraciones entre sectores y organizaciones. De poner en práctica nuevas tecnologías de forma inteligente, y de aprovechar el impulso que significa la REP, junto con otras iniciativas y acciones que apuntan hacia la innovación y la economía circular. No se trata de evitar el pago que indica la Ley, sino de cambiar un paradigma por una necesidad mayor y urgente que nos involucra a todos, lo que además puede ser económicamente ventajoso”, dice Andrea Cifuentes, Gerente de Economía Circular de Kyklos.

Sostenibilidad estratégica para un mejor futuro

El paradigma de una economía circular también propone una agenda de desarrollo que abre oportunidades para el país. En esta línea, algunos efectos colaterales de la puesta en marcha de la Ley REP pueden activar una transformación empresarial basada en la sostenibilidad.

“Es importante entender que la sostenibilidad no es una tendencia o una buena política de responsabilidad social corporativa. Por el contrario, tiene que ver con una mirada estratégica de cara a sostener un negocio en el tiempo, tomando en cuenta el aporte de valor para las generaciones futuras, y la regeneración del medio ambiente. Una vez entendido esto, es que las organizaciones realmente pueden transformar sus operaciones y sus impactos. Los negocios tienen el potencial de experimentar un giro radical. Y en esta dirección, las oportunidades retributivas también son muchas”, , dice María Paz Izquierdo, Gerente de Sostenibilidad y Cambio Climático de Kyklos.

Pensar fuera de la caja

Las oportunidades de negocio que trae la Ley REP son varias: además de aumentar la tasa de reciclaje a partir de innovaciones que pueden surgir en el mismo mercado, tiene el potencial de crear negocios paralelos y complementarios. Por ejemplo, en torno a nuevos materiales, nueva infraestructura, nuevos servicios y nuevas planificaciones a nivel territorial, buscando potenciar líneas de acción que atiendan a los desafíos y a las oportunidades locales.

En este contexto, Kyklos desarrolla programas de economía circular, conectando a empresas, organizaciones, municipios y actores locales, con el objetivo de trabajar colaborativamente en la solución de problemáticas socio-ambientales de determinados territorios. También ofrece asesorías estratégicas en sostenibilidad y políticas ESG, y acompañamientos para el cumplimiento de leyes, como la REP.

“Hemos constatado en nuestro trabajo con clientes, tales como Forus, Vanni, J&J y Quesos Don Jaime, a los cuales hemos acompañado en su proceso de cumplimiento de la Ley REP, que a partir de este pueden florecer varios beneficios que impactan en los negocios, como ahorros de costos de materiales, compras de materiales más eficientes, y procesos simplificados y más ágiles en cuanto a la producción y transporte de productos, entre varios más. Este cumplimiento en particular también puede ayudar a las empresas a cumplir con otras normativas y, algo interesante, aportar en aspectos de inclusión u otras iniciativas con impacto social“, añade María Paz Izquierdo de Kyklos.

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.