En los últimos años, el cambio climático se ha manifestado de forma dramática, afectando ecosistemas enteros, flora, fauna, personas, y por ende a organizaciones, gobiernos y empresas. Para el sector público y privado los desafíos son múltiples y en ambos casos lo prioritario es buscar soluciones integrales y colaborativas. 

Recientemente El Mercurio titulaba «Es momento de que la relación del Estado y las empresas empiece una nueva etapa» frase de Hernan Hochschild, presidente de Empresas B y Fundador de Kyklos, poniendo en relevancia que el camino a la sostenibilidad requiere de acuerdos

En medio de la crisis por el cambio climático se asoma otra igual de importante, la de la credibilidad en las instituciones y las empresas. Para estas últimas, los niveles de confianza son débiles, así lo destaca la reciente encuesta de la consultora PwC Chile, en conjunto con la Facultad de Administración y Economía de la Universidad Diego Portales, para el estudio de confianza 2024. El estudio -que no se queda en el diagnóstico- va a la raíz y destaca que las comunicaciones claras son el asunto más relevante en la construcción de confianza (73% para los consumidores y 53% para los colaboradores). A pesar de esto, solo el 30% de ejecutivos y directores cree que lo hacen muy bien en ese aspecto.

Queda de manifiesto que para que el país avance en sostenibilidad se requiere de más comunicación. Construir confianza es hacerse cargo de comunicar, una indispensable y poderosa herramienta para evitar que nuestros esfuerzos para la sostenibilidad queden fragmentados o entre cuatro paredes. No debemos olvidar que cuando comunicamos, convocamos, educamos, inspiramos, transparentamos, innovamos… Pero para comunicar es necesario tener algo que contar. Por ello es una invitación a revisar nuestras políticas, a mirar y medir nuestros impactos, a conocer y encuestar a nuestros clientes, a indagar sobre el bienestar de nuestros colaboradores. Las anteriores, son todas buenas razones para saber por qué es tan trascendental hacerlo, ya que une nuestro negocio con el impacto positivo que involucra. Nos alienta a medirnos, así como a conocer nuestras brechas y ser mejores, y por qué no también a alinearnos con un propósito.

Distintas encuestas como la de Forbes y JUST Capital muestran que los consumidores prefieren comprar a empresas que son percibidas como éticas y responsables. Las empresas B, que deben cumplir con rigurosos criterios de sostenibilidad y responsabilidad social, suelen estar bien posicionadas en este tipo de rankings y encuestas. La gestión de reputación -un tema clave en comunicaciones- es crucial para cualquier organización, ya que una buena reputación puede atraer clientes, retener talento y fortalecer la relación con los stakeholders, poner al centro de las tareas diarias el comunicar con transparencia, consistencia, ética, impulsando la transparencia y participación es clave para que hagamos de nuestro país uno más sostenible. La tarea no es compleja si la tomamos como una que requiere un paso día a día.

Carolina Zuñiga
Gerente de Comunicaciones y Marketing

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.