Chile Sin Basura 2040, desafío impulsado por Kyklos, convocó a 80 voluntarios a participar de una limpieza ciudadana del río Mapocho, como parte de un proyecto metropolitano que busca identificar los vertederos ilegales a lo largo de su ribera y evitar que los residuos lleguen al mar.

Alrededor de 80 personas se reunieron el pasado sábado 25 de noviembre para retirar residuos acumulados en el tramo 2 del Parque Mapocho Río, con el fin de recuperar este espacio de la ciudad. Entre los voluntarios, se reunieron entusiastas de todas las edades y sectores de Santiago: desde niños y niñas hasta adultos mayores; miembros de la Junta de Vecinos; comités de seguridad; guías y scouts de la región; además de profesores y familias. “Está muy entretenido esto y es muy importante cuidar el medioambiente. Hemos encontrado mucha basura, zapatos, ropa, plásticos, y sorprende la cantidad de residuos que puede generar el ser humano”, comentaron guías del grupo scout Arcadian de La Florida.

La iniciativa es parte del programa Red Global Ciudad Resilientes “Urban Ocean”, que tiene como objetivo movilizar acciones climáticas globales para ayudar a las ciudades a ser más resilientes, y así reducir los plásticos que desembocan en el mar. A nivel local, el proyecto es liderado por el Gobierno de Santiago (GORE), junto a AgroSpace y Kyklos, y busca identificar y caracterizar los vertederos ilegales que tiene la ribera del río Mapocho.

Desde la organización, se contó con el apoyo de un equipo de rescate, que aportó a la seguridad de la actividad y facilitó herramientas y materiales, como guantes, mascarillas, bolsas para la recolección, bloqueador solar, agua y colaciones para los voluntarios. Hasta el lugar llegó también el gobernador regional, Claudio Orrego, quien agradeció a los asistentes su compromiso y contribución: ”El Río Mapocho nos brinda vida y belleza natural, y ahora es nuestro deber devolverle el favor. Como voluntarios, tenemos la oportunidad de marcar un hito en la historia ambiental de nuestra Región Metropolitana. Hoy cada bolsa de basura que recojamos, cada acción que realicemos por el ecosistema de la ciudad nos acerca un paso más a un futuro más sostenible”.

Luego de horas de trabajo, el grupo organizado en cuadrillas logró recuperar 930 kg de residuos, entre los que destacaron 243 kg de residuos de la construcción como cerámicas, maderas​​ y alambres (26%), 232 kg de residuos textiles (25%) y 162 kg de envases y embalajes de plásticos y vidrios, que fueron separados para su valorización (18,5%). Así, una parte fue trasladada para su posterior reciclaje, con el propósito de reincorporar esos materiales a la cadena productiva, mientras que el resto se trasladó rellenos sanitarios para su correcta disposición.

Antonia González, Coordinadora de estudios de Kyklos y Jefa de este proyecto expresó que “es muy importante que nos hagamos cargo de los residuos que llegan a la ribera porque son una importante fuente de contaminación de los océanos: aproximadamente un 80% de los plásticos que llegan al mar provienen de los ríos urbanos”.

Por su parte, Sebastián Herceg, Director de Asuntos Corporativos de Kyklos y Líder de Chile Sin Basura, abordó la importancia de movilizar acciones climáticas y reunir a activistas y ciudadanos en este tipo de actividades: “nuestro llamado para las personas es a tomar acción y hacerse parte de la solución, así juntos cuidamos los espacios públicos y riquezas naturales de nuestro país, aportando a la lucha contra el cambio climático”.

Chile Sin Basura es un desafío país, que visibiliza todas aquellas acciones que buscan minimizar los residuos en nuestro país a través de sus distintas plataformas. ¡Si somos muchos, con pequeñas acciones, realizamos grandes cambios!

Comparte este artículo

Síguenos en nuestras redes

Contáctanos

Mándanos un mensaje y te responderemos a la brevedad.